sábado, 7 de agosto de 2010

GEN DEL MIEDO?



El miedo es una de las emociones que mayores efectos fisiológicos provocan en las personas; asociado con sensaciones desagradables y angustiosas es una emoción que puede advertir a la persona ante determinado peligro pero también la puede paralizar ante una situación realmente inofensiva. Podemos sentir miedo ante un animal, en una situación particular como volar en avión o simplemente podemos experimentar el miedo al cambio; así, las fuentes del miedo son tan diversas como diversas son las personas.

Hasta hace poco se pensaba que el miedo era una emoción puramente psicológica y que su tratamiento en los casos extremos sólo se podía realizar a través de terapias psicológicas; sin embargo, en investigaciones recientes realizadas por científicos de las Universidades de Columbia y Harvard se ha dado a conocer que existe un gen portador del miedo.

El descubrimiento fue oficializado por la revista Cell, donde estos investigadores expusieron la existencia de una vía cerebral bioquímica que maneja la impresión en la memoria de experiencias relacionadas con situaciones que provocan miedo. Según este estudio, el gen codifica una proteína que inhibe la acción del circuito de aprendizaje del miedo en el cerebro.

Para corroborar esta teoría, los investigadores aplicaron una técnica que les permitió aislar y comparar genes de células individuales denominada: “Examen genético de búsqueda diferencial en bibliotecas de ADNc celulares”. Con esta técnica se utilizaron células de ratón y se comparó su actividad genética con la actividad de las células del núcleo lateral. En esta comparación surgieron dos genes candidatos para el aprendizaje del miedo.

En estudios posteriores se determinó que el gen Grp (Péptido liberador de gastrina), con una inusual distribución cerebral, actúa como neurotransmisor alcanzando altas concentraciones en el núcleo lateral y otras regiones del cerebro que se relacionan con las entradas auditivas a la amígdala cerebral. Así, el quipo demostró que este gen se expresa por las neuronas excitatorias principales y que el receptor es igualmente expresado por las interneuronas inhibitorias.

Para llegar a estas conclusiones el equipo de investigadores entrenó a ratones que no portaban el gen Grp y a otros ratones si lo portaban. El entrenamiento consistió en asociar un sonido neutral inicial con una descarga eléctrica dolorosa. De esta manera, los ratones con el gen Grp, aprendieron rápidamente que el sonido inicial predecía a la descarga eléctrica; sin embargo, los ratones con el gen inhibido no demostraron ninguna sensibilidad ante el dolor y no exhibieron un miedo instintivo creciente ante el sonido neutral.

Así, los investigadores concluyeron que, al menos en los roedores, un gen es capaz de modular la existencia de miedo adquirido, del miedo instintivo e incluso del miedo patológico. Los científicos afirman que este descubrimiento podría conducir al diseño más eficaz de fármacos para el tratamiento de la depresión, el pánico, los trastornos de ansiedad generalizada y la ansiedad crónica.

Por supuesto, en este sentido aún queda mucho camino por recorrer y si bien podemos exhibir un gen del miedo, la capacidad autorregulatoria humana no es de desdeñar. Razón por la cual siempre miro con cierta desconfianza las investigaciones realizadas en animales que se pretenden extrapolar a los seres humanos. No obstante, aún así la idea podría resultar tentadora: ¿quizás las personas conocidas como “temerosas” tienen una sobre manifestación de este gen mientras que las personas “arriesgadas” presentan una inhibición del Grp? Futuras investigaciones arrojarán luz al respecto.

Fuente:
Shumyatsky, G.P. Et al. (2005) Stathmin, a gene enriched in the amygdala, controls both learned and innate fear. Cell, 123: 697-709.
Publicar un comentario